12 enero 2006

¿Dónde está la salida?



Oliver Twist

¡De qué manera aterradora Hollywood nos engulle! Algo así como la escuela de The Wall, donde los niños son procesados por una espantosa maquinaria que arroja como resultado seres clonados física e intelectualmente. Ver Oliver Twist hoy en Buenos Aires implica escuchar comentarios sobre el aburrimiento que ha producido en muchos de sus espectadores. Claro, no hay efectos especiales abrumadores ni un montaje que bombardee los sentidos.

Aparentemente, la crítica es que Polanski ha envejecido; que esa historia no cuenta nada nuevo hoy en este rincón del tercer mundo, donde la pobreza es moneda corriente; que ha dejado de lado sus personajes torturados y sus atmósferas agobiantes.

¿Quién dijo? Polanski sigue siendo el mismo de siempre. El joven que con dos amigos y un ropero compuso un cortometraje que le permitió realizar su primer largo; el mismo que era festejado por su extraño humor en El baile de los vampiros y ¿Qué?; el mismo que sumaba personajes atormentados como el de Repulsión o el de El inquilino; el mismo que con tres personajes componía un drama en alta mar... siempre el mismo.

Hoy Polanski presenta Oliver Twist, una historia de Dickens (quizá la Joanne Rowling de su infancia). ¿En qué los ha traicionado el bueno de Roman? En nada... El tipo creció en un ghetto, es una herida que lleva consigo allá donde vaya, así sea en Cuchillo en el agua como en Cul-de-sac; así sea en Repulsión como en Luna de hiel. En todas está presente la claustrofobia. En todas, el/los personajes no pueden salir de un espacio, de una situación, de una relación... ¿Algo más gráfico que La joven y la muerte?

Polanski es más coherente que nunca con este Oliver Twist. Por un lado, porque revisa su pasado; por el otro, porque sigue hablándonos de sus mismos fantasmas de siempre; por otro, porque lo hace con maestría, como el auteur que es.

¿Que ya no utiliza los planos inclinados, las atmósferas agobiantes, los personajes que sufren sin que sepamos por qué? Las atmósferas de Oliver Twist no nos dan descanso sino por algunos segundos (los escasos en que Oliver habita la casa de su benefactor). La riqueza (obviamente no material) de los personajes se apoya en incomprensibles dicotomías (el hombre que cura a Oliver es quien lo entregará para que sea asesinado; el ladronzuelo que condena al amigo por delator, a su vez delata a su amiga; el bruto que ama a su perro no duda en hundirlo en el río mugriento).

Si has visto las películas de Polanski te vas a dar cuenta que sigue siendo el mismo. Le encantan los efectos encontrados. En Cuchillo en el agua, tres personajes están al aire libre, pero rodeados de un mar tan inmenso, que se encuentran encerrados en una situación que pareciera no tener salida. En Repulsión, la joven Carol no logra salir de su casa, donde las paredes cobran vida, donde los espejos le muestran otra realidad. En El bebé de Rosemary, en pleno Manhattan, una joven está sola, presa de una situación endemoniada. En El baile de los vampiros, es todo un pueblo el que vive aterrado por la presencia de esos seres. El propio Macbeth vive atrapado por una situación que lo atormenta. ¿Más ejemplos? ¿Acaso en Tess la joven no está encerrada en una situación social aparentemente sin salida? ¿En Frenético el personaje puede salir de ese país donde desconoce todo y le impide moverse para buscar a su mujer secuestrada? ¿Acaso Oliver Twist puede escaparle a su destino?

Esa última es LA pregunta... Siempre Polanski ofrece una solución. Siempre hay una salida. Pero hasta que llegamos allí, te hace parir junto con el personaje. Yo no creo que Polanski esté viejo y recurra a sus lecturas infantiles (podría decirse eso de Piratas y del caso que nos ocupa), no creo que Polanski haya dejado a sus personajes torturados, acomplejados y retorcidos. ¿Acaso su Fagin (Ben Kingsley) no es la nueva adquisición de su galería de personajes? Seguro le dan la bienvenida Carol, Rosemary, Macbeth, Trelkovsky (El inquilino), Tess, Evelyn (Chinatown), Richard Walker (Frantic), Oscar (Luna de hiel), Paulina (La joven y la muerte), Dean (La novena puerta) y Wladyslaw Szpilman (El pianista).

Polanski no está viejo. Sólo es que no se acompleja por poner en la pantalla sus fantasmas ni sus sueños. Y yo lo aplaudo.

Liliana Sáez

7 comentarios:

Marc Jardí dijo...

Polanski siempre se me ha resistido... a lo mejor es que no le he dejado la puerta suficientemente abierta. Yo me quedo con Cuchillo en el agua, Repulsión y Cul-de-sac. No aguanto La novena puerta, Macbeth o El pianista.

Tendré que ver Oliver Twist.

Me ha encantado su artículo, lleno de información y anécdotas riquísimas. Junto con bazin y Truffaut, se está convirtiendo usted en maestra de lujo.

Un saludo.

Liliana dijo...

Lo de "maestra" me queda demasiado grande al lado de esos dos monstruos queribles.

Polanski tiene películas que a mí tampoco me "llenan", pero viendo su obra en conjunto, lo encuentro coherente, y la coherencia es una de las virtudes que más valoro en un cineasta.

Sus primeras películas me vuelven loca: Cuchillo en el agua, Repulsión, Cul-de-sac... Macbeth es muy setentosa, hipposa, pero tiene su dosis torturante. De esa época me quedo con "El bebé de Rosemary" y con "El inquilino".

De sus "últimas" películas, aunque no se puede decir que me gustaron cien por ciento, sí que me dejaron pensando días y noches enteras. Una es "Luna de hiel" y la otra "La joven y la muerte".

Polanski sabe filmar. En "Oliver Twist" trata de no dejar marcas formales. Sin embargo, en la temática, en el discurso podemos detectarlo. Y eso, es un placer.

Gracias por tu comentario. Yo también voy leyéndote poco a poco. Ya habrá un comentario para "Sin City".

Un abrazo

kuroi yume dijo...

jaja
Quiero ver ese comentario de "Sin City"...

No realmente, Polansky tampoco es demasiado de mi agrado, pero lo cierto es que tras leer el comentario, es posible que le de de nuevo otra oportunidad
(aunque ya en su día, Tess me pareció poco interesante para el autor, no digo lo que me parece que haga Oliver actualmente)

Liliana dijo...

Polanski me ha acompañado durante demasiados años. Sus primeras obras me parecen mucho mejores que las últimas. No lo voy a negar.

"El pianista" me decepcionó. Pero luego de ver "Oliver Twist" me pregunté por qué seguía viendo sus películas, por qué este director se ha convertido en entrañable para mí, por qué sigo viendo sus películas, si a mí tampoco me gustó demasiado "La novena puerta". ¿Es que quizá espere otro "Cuchillo en el agua", otra "Repulsión"?

Y no..., sé que no será así. El hombre maduró (¿maduró? no sé, tampoco importa). Lo que sí sé es que sigue hablando de sus cosas, sigue dándonos distintas perspectivas de un mismo tema, aunque no quiera dejar las huellas (lo cual es totalmente válido... e imposible) y aunque tome prestadas sus historias de Dickens y ya no de Gerard Brach.

Yo creo que lo disfrutable es su obra en conjunto.

Paola* dijo...

Mis saludos a todos!...Ingreso a este sector de comentarios simplemente para comentar una cosita.

Me gustan las pelis que se apoyan en una obra literaria (si..ya sé, hay buenas y malas...Está la conmovedora "Muerte en Venecia" de Visconti y también está la ridícula y errónea "Fahrenheit 451" de Truffaut) y con las situaciones, personajes y paisajes bucólicos que hay Oliver Twist me pareció estar viendo las ilustraciones de alguna edición vieja de Dickens...A mí me gusta...

Es más, me parece bárbaro las peliculas que te invitan a recurrir a la obra literaria y no al viejo truco de ver una pelicula para ahorrarse la lectura, pues creo que tanto el cine como la literatura pueden interactuar permitiéndole a uno ejercer una visión donde ambas obras de retroalimenten... Simplemente eso.

Ahora me quedará ver todas las pelis de Polanski que me faltan (son varias)

Liliana dijo...

"Oliver Twist" es un film clásico narrativo. Creo que allí radica la polémica. Polanski en sus primeras películas (esas sí hay que verlas) era vanguardista. Ahora se ha vuelto un narrador clásico, lo cual no lo desacredita, porque sabe cómo filmarlas.

Me alegro que compartas conmigo tu gusto por Oliver. Imperdibles los grabados de Doré en la presentación, ¿no?

Raúl dijo...

Coincido con vos Lili!!! "Oliver Twist" me encantó, nos es aburrida en lo absoluto y, lo principal, Polanski sigue filmando tan bien como a los 29, cuando dio a luz su ópera prima ("Cuchillo en el agua"). Larga vida a Roman!!!

P.D.: Quien no vio sus cortos, que corra a conseguirlos. "Dos hombres y un armario" es una pequeña gema escondida...

Raúl Bellomusto