24 julio 2006

Ana y los lobos

SAURA Y ESPAÑA
Marc Jardí


Ana cambia de espacio, llega de un bosque frondoso hasta una casa en una parcela árida. Con este simple cambio espacial, Saura nos indica todo lo que nos espera dentro de esa casa: algo viejo, seco, atemporal. Según mi entender, una casa llena de suspense.

A Ana le conoceremos viendo los elementos que guarda en su maleta: ropa, música, libros y un pasaporte lleno de sellos. Ni una palabra.

Y el suspense crece, de tal manera que Los otros parece una película cómica al lado de Ana y los lobos, desde luego, la película de Amenábar lo es, una comedia, un chiste. Qué raro... Saura no utiliza la oscuridad para crear suspense, parece sincero, el suspense llega de las entrañas, del desconocimiento, de una realidad que está a nuestro alrededor. El suspense de Saura no llega de los soniditos a todo volumen que buscan un susto rápido y estúpido, no se utiliza ese tipo de recursos para tapar las miserias de un film. ¡Cuánto, me parece a mí, tienen que aprender muchos directores de Saura y de esta película en concreto!

Qué plano general tan desolador... una abuela loca que habla entronizada en una silla cargada por dos sirvientas, una madre que habla hacia adentro, ensimismada, tres niñas que juegan sin ver lo que sucede a su alrededor, un padre que acosa, un hermano disfrazado de militar pasea a caballo creyendo ser libertador, otro hermano que vive solitario en una cueva. Después, una paloma de metal volando por el cielo. Perdonen la comparación, pero este plano me ha recordado “Casa tomada”. Este plano encierra la realidad política y social de España: de imposturas, de mentira, de formas y apariencias.

Creo comenzar a entender el porqué de la internacionalidad de Ana: para mí es la ráfaga de aire nuevo que debe entrar en el país, una persona que conozca el mundo, una persona de mente abierta, que despierte al español de su letargo.

Sin embargo, el personaje que más me ha fascinado es Fernando, me recuerda al Johanes de Ordet. Por momentos parece ser la única persona que en realidad entiende su entorno, eso mismo es lo que le hace aislarse a una cueva, prefiere estar solo que vivir en una sociedad que no entiende ni le entiende. Su huelga de hambre es la muestra de desaprobación hacia el sistema.

La complejidad de Fernando reside en que lo que él llama paz se convierte en prisión: la religión. Su complejidad reside en su ambigüedad, no sabemos en realidad si su actitud es sincera o mera postura como la de los demás personajes. El espectador tendrá que verlo con sus propios ojos. Pero Fernando levita, y eso es lo que fascina.

José se disfraza con su uniforme militar, está excitado dentro de su objeto fetiche. El uniforme le transforma, le otorga una sensación estúpida de poder. José destruye a tiros la paloma de metal que surcaba los cielos, parece no existir ya una vía de escape de la mentira.

Personajes que mienten, encerrados en su engaño.

En una realidad cruda y lunática, los hermanos, cual lobos, acechan a su presa y no se detendrán hasta lograr su cometido.

Ana y los lobos es desoladora, Saura me ha dicho con este film que en la España de ayer no existía un lugar para la contracultura, que existía el miedo al cambio, a la “pérdida” de las costumbres, miedo a “perder” una sensación de poder sobre una existencia cómoda y costumbrista. Una existencia que reside en la mentira y el poder. No sé hasta que punto la España de ayer es la de hoy, solo que ésta tiene disfraz nuevo.

12 comentarios:

Liliana dijo...

"Ana y los lobos", una de mis películas preferidas. La vi hace demasiados años. Este Saura, el del franquismo, es uno de los directores españoles que seguía con verdadera fruición.
¿Qué admirada de él? Su valentía. Porque toda su obra (desde "La caza" hasta "Ana y los lobos", pasando por "Peppermint Frappé", "La madriguera", "El jardín de las delicias" y "La prima Angélica") es una crítica severa al franquismo, sólo hay que leer entrelíneas.
También admiraba su equipo. Siempre los mismos hombres que le guardaban la espalda: Rafael Azcona como guionista, Elías Querejeta como productor y Luis Cuadrado en la fotografía.
"Ana y los lobos" es tan simbólica como las pelis mencionadas más arriba. La casa, como dices, Marc, es España, regenteada por una vieja anquilosada. Poblada por los hijos, que bien representan los hilos que mueven a un país con la libertad cercenada: José como el autoritarismo, Fernando como la hipocresía religiosa y Juan como la represión sexual.
Todo eso era la España de Franco. Todo eso era lo que Saura nos decía con esta película.
Pero, además, introducía un elemento extraño en ese mundo cerrado: Ana, que venía a perturbar un orden impuesto (como sucede en "La mansión de Araucaima", como también pasa en "Teorema"). En fin, Saura se exponía demasiado con estas historias y eso lo convierte en un director a quien respeto mucho.
Claro, luego del franquismo, hizo otro cine, más suelto, más frívolo, quizá, pero con el mismo rigor estético que puso en sus primeras obras.
Me gusta tu análisis, aunque no comparto tu visión del personaje de Fernando. Creo que es la imagen de otra de las mordazas que sufrió la España franquista.
Me extendí demasiado, Marc, pero es que has tocado una tecla muy sensible en mi gusto cinematográfico.

Marc Jardí dijo...

Liliana... no te disculpes por la extensión del comentario, más bien todo lo contrario.

Muchas gracias.

¿Y para qué son las películas y las críticas? entre otras cosas para tocar las teclas sensibles.

Un abrazo fuerte.

Tatiana dijo...

Hace muchisimo vi una pelicula en Europa Europa, que se llama "Arriba Azaña" y que pronto se convirtio en una de mis favoritas. Pense que habia descubierto una perla, pero resulto ser una pelicula muy popular. Y una cinefila me recomendo "las bicicletas son para el verano" y "Ana y los lobos" como peliculas que comentaban el franquismo. Me siguio gustando mas "Arriba Azaña", pero todas las peliculas de esa epoca tienen una cualidad atrapante...

Marc Jardí dijo...

Yo no he visto "Arriba Azaña" y sin dudad has despertado mi curiosidad.
El resto de películas que mencionas son maravillosas, todas y cada una de ellas, es decir, esas dos.

Gracias por tu comentario. Un saludo.

Vigi dijo...

Me apasiona este filme.

Despezcueznarizorejamiento dijo...

Liliana!
He estado un poco perdido estos días...se me están acabando las vacaciones...
Con respecto a tu comentario sobre el fotolog...Tengo algunas dudas...sobre poder poner las fotos en la red (los derechos y eso...)...en fin...seguiré trabajando...
Claro!, tu me podrías ayudar!....
no;-)?

Despezcueznarizorejamiento dijo...

Liliana!
He estado un poco perdido estos días...se me están acabando las vacaciones...
Con respecto a tu comentario sobre el fotolog...Tengo algunas dudas...sobre poder poner las fotos en la red (los derechos y eso...)...en fin...seguiré trabajando...
Claro!, tu me podrías ayudar!....
no;-)?

Liliana dijo...

Tatiana: como Marc, yo también tengo que ver Arriba Azaña (no la conozco).
Vigi: qué bueno verte por aquí.
Despez...: Te respondí en tu blog.
Abrazo para todos.
Liliana

Despezcueznarizorejamiento dijo...

Dale!!!....Ayudame:-D
Buscaré fotos...

Joaquín Llorca dijo...

apostaría por lo del nuevo disfraz

jacinto dijo...

Disculpad que me entrometa, pero he visto el post y me ha apetecido escribir, espero que no os moleste. Fernando está representado, de una manera muy correcta, precisamente con una referencia cristiana, ya que Cristo, calificó a los fariseos de "sepulcros blanqueados" como la cueva que él se empeña en pintar, a éstos que iban haciendo alarde desde fuera del mundo de su capacidad religiosa: Fernando no hace nada por cambiar la vida en su casa como debería hacer un verdadero religioso, en cambio huye para autoalimentarse en su sacrificio.

Me apunto la de arriba azaña para ver

Alexei Ivanovich dijo...

Ayer vi Ana y los lobos y me sorprendió muchísimo, es una verdadera obra de arte, sobre todo la forma de representar a los lobos, si bien no pude entender pequeños detalles como por qué fernando quiere cortar el pelo de ana (en escenas anteriores corta el pelo de la muñeca de las niñas y la entierra) qué tiene que ver ese detalle con su anacoretismo? La película no sólo tiene detalles siniestros si no que hay ciertas escenas cómicas que recuerdan a berlanga, y es que veo que participa rafael azcona en el guión, como la escena en que se reúne toda la familia en la boca de la cueva para intentar dar de comer a fernando (muy berlanguiana). Bravo por Saura.