24 abril 2008

Juan Gelman, premio Cervantes


FUGAS
Juan Gelman

La velocidad de la palabra no es
la velocidad de la sangre y no sé
quién traiciona a quién. ¿Cómo
se encima el horizonte
a la palabra cuándo, a su
cortejo de esperas que todo cambiarán?
La noche cae y se consuela,
pero caer no es un consuelo para mí.
Estoy parado en el espanto
mientras cantan los rostros del día y
no sé quién miente, ellos o yo. Al fondo pasa
el animal que huye
a gran velocidad.



Nota:
La foto de los campos quemados en la provincia de Buenos Aires está tomada de Página 12.

5 comentarios:

Doctor Spawlding dijo...

Liliana,Canichu ya me ha dado la chapa que le entregaste para mi. Muchas gracias, me ha hecho una ilusión tremenda. Mil gracias y mil besos.

canichu dijo...

no conocía a este autor hasta que no le han dado el premio Cervantes. No puedo opinar si es merecido o no, hasta que no lea algo de él, no. Sin embargo, por aquí el mundo intelectual y la prensa comentan que, aunque es un hombre de gran calidad, se lo han dado por temas políticos, ya que lo ha citado varias veces en sus discrusos el presidente Zapatero, que era algo similar a lo que pasó los tres años anteriores. Es por ello que se ha propuesto cambiar la forma del jurado del Cervantes para alejar la posible politización de sus miembros. El poema que nos expones, por otra parte, es muy bonito.

cacho de pan dijo...

La belleza puede ser criminal, como en la foto que ilustra tu post.
Espero que este premio lo haya ganado por poeta y no por zapatero.

Liliana dijo...

No entiendo en qué punto se hacen incompatibles la poesía con la política. Gelman le ha escrito al amor, a la naturaleza, a la rabia, a la impotencia, a los amigos idos, a su patria, al exilio. Es un hombre de su época. Escribe sobre lo que le ha tocado vivir. Uno de sus poemas me llega profundamente, dice:

de los deberes del exilio: no olvidar el exilio
combatir la lengua que combate al exilio! no olvidar el exilio
o sea la tierra
o sea la patria o lechita o pañuelo donde vibrábamos
donde niñábamos
no olvidar las razones del exilio
la dictadura militar
los errores que cometimos por vos
contra vos
tierra de la que somos y nos eras a nuestros pies
como alba tendida
y vos
corazoncito que mirás cualquier mañana como olvido
no te olvides de olvidar el olvido

Me conmueve, y aunque no sé de poesía, siento que si me llega, es que tiene su valor.

Un saludo a los tres.

PALA dijo...

¿Ves que bonito, Liliana, cuando la poesía se lleva el humo?
Un abrazo para vos.