04 enero 2008

atmósfera de un espacio personal

marc jardí

fue sentado en el suelo de la sala. al anochecer. mi espalda apoyada al pie del sillón, verde. mi madre, sentada al otro extremo de la sala, hablaba con una amiga. el televisor y dos lamparitas en pequeñas mesas iluminaban tenuemente la sala. yo llevaba un pijama azul, con una cremallera detrás.

una bruja tenía el cabello como la cera derritiéndose, enormes ojos y enormes ojeras, enorme nariz y enorme verruga. cubierta con un abrigo mugriento. estaba aterrado. volteé a ver a mi madre, pero ella seguía hablando con su amiga, casi en susurros. volví mi ojos al televisor. la bruja le daba una manzana a blancanieves, que caía al suelo. e ahí. la privación del amor.

al día siguiente fui al cine con mi padre. era muy antiguo, parecía un castillo. había mucha gente, todos fumaban y charlaban mientras bebían café en el hall. tenía una escalera enorme. me senté en la butaca y apagaron las luces. una pantalla gigante casi me envolvía. no recuerdo qué película era.

4 comentarios:

Liliana dijo...

Recordar cómo comenzó... la atmósfera que te rodeaba, aquello que temías... todo tiene sabor a iniciación. Iniciación en este amor por el cine. Gracias por compartirlo con nosotros.

jazznoize dijo...

VERANO DEL 81.

Practiqué cine por primera vez a los 6 años. Fuy muy precoz. Algunos son vírgenes con 18 años pero a mí el celuloide devoró mi inocencia.
Todo transcurrió en un cine de verano, año 81 y 82, doble sesión: El furor del dragón (B. Lee) y El resplandor (S. Kubrick)
Si con 6 años descubrí que era el CINE!!!!
Por supuesto, mis pesadillas (EL RESPLANDOR)duraron 1 mes entero.
PD:
Me dan miedo los hoteles.
Redrum!!!!!

Anónimo dijo...

Toda iniciaciòn marca un antes y despúes en nuestras vidas, en ella algo se pierde y algo se gana. Un recuerdo imborrable que nos cambia para siempre. De lo que estoy segura, es que todos ganamos algo maravilloso al descubrir(nos)con el cine.
Saludos.

Marcela Barbaro.

g. dijo...

:-)