19 febrero 2007

Breve verdadera historia del cine español

Marc Jardí y Yume





1.- (PRE) PREHISTORIA

- SEGUNDO DE CHOMÓN

2.- HISTORIA

Franco le hizo un flaco favor a la cinematografía española.

ROSELLINI, DE SICA, TRUFFAUT, BAZIN Y LANGLOIS
ROSELLINI.

Y en España pasamos de José Val del Omar a Andrés Pajares y Fernando Esteso.

De José Val del Omar a Pajares y Esteso.
De José Val del Omar a Pajares y Esteso

Luis Buñuel llega a la entraña del surrealismo, pero Goya ya había pintado la historia. Otros filmaban la verdad.

Mientras Chaplin peleaba contra el mayor régimen genocida del mundo, Franco hacía películas con una mano mientras con la otra masturbaba al Führer. Carlos Saura o José Luis Cuerda intentaron plantar cara, pero su lucha, al contrario que la de Chaplin o Fritz Lang, no fue universal.

Hacía películas con una mano mientras con la otra masturbaba al Führer.

Deformaciones. Godarcitos como Basilio Martín Patino y Wyldercitos como José Luís Garci.
Wyldercitos, Godarcitos.

Hoy día pasa lo mismo. Los protagonistas tienen diferentes nombres pero igual objetivo:

- LA DICTADURA DE LAS PALOMITAS, PISTOLAS Y CUERPO FEMENINO
- VICTOR ERICE Y ALEJANDRO AMENABAR

Pero tantos Amenábares por tan pocos Erices…
Pero cuántos Amenábares por un Erice.

3.- SITUACIÓN ACTUAL (QUE MUNDIAL)

Pilar Miró filma la boda de los Reyes. Sin duda no sabe que ficciona algo ficticio. Pedro Almodóvar, la extensión de Pajares y Esteso, tiene dos Oscars. Pero los Oscars no forman parte de la historia del cine.
Almodóvar, la extensión de Pajares y Esteso.
Alejandro Amenábar lleva a la gran pantalla programas del corazón como “Mar adentro” y gana los mismos premios que cantidad de revistas de dicha pornografía se compran en España.

4.- RESUMEN Y POSIBLE FUTURO

Erice y Guerín siguen sin ser lo suficientemente reivindicados por los jóvenes cineastas. Valderomar sigue siendo el gran olvidado. Muchas escuelas pero poco Buñuel. No existencia de revolución.

Y la culpa de esto la tiene el estado. Pues sois vosotros, el estado, y como estado me incluyo también por formar parte de esta sociedad. Como tú.
Sois vosotros el estado el único terrorista. Sois vosotros los únicos que no hacéis un rostro digno, una caricia con amor.
El estado, y como estado me incluyo también por formar parte de esta sociedad.
Como tú.


Marc Jardí


B.- Y MIENTRAS TANTO
en la no siempre merecida sombra… Se ama al cine con más o menos arte, se lucha contra los problemas desde trincheras aún más sucias y a veces se es restos de nufragio sobre los que se sostiene el resto de la industria.
Campeones de la constancia, el despropósito y la ilusión desmesurada:
La "Serie B" tan denostada. El horror.

Un fantástico típicamente español, tardío, radicado en el Romaticismo literario fustigado por el catolicismo atroz. Y la dictadura que lo mantuvo aletargado hasta que el género había muerto en el extranjero.

Son marcas perennes en su imaginario. Lo horrendo y lo lascivo: el pecado. Erotismo y violencia; impulso básico reprimido, vivido.

Suerte del bajo coste de producción de ese cine, y de su facilidad de exportación (lo que impide, junto a la censura, localismos en sus argumentos).

La batalla fue clara:
Jesús Franco fue el pionero. El revulsivo. Sin él nada sería posible. Aún hoy trabaja en la sombra.

Se anda (filma) renqueando hasta los 70. Explotación de temas, coproducciones. Ruido.

Entonces llegan los grandes:

Narciso Ibañez Serrador. Una vida en la televisión, dos únicas obras (maestras) del género. Y aún así, el más venerado.

Amando de Ossorio. El creador de Iconos. Suyos son los templarios. Primer papel de un joven Almodóvar, cuentan.

Clásicos. Les pido perdón por simplificarlos tanto.

Y llega el “después”...
Los mundos propios de Bigas Luna, el onirismo sádico de Juanma Bajo Ulloa, el hálito gamberro de Álex De la Iglesia, el neo clasicismo mimético de Amenábar, la escatología de Santiago Segura, la visión enfermiza de Jaume Balagueró...

Vuelven las coproducciones. La Fantastic Factory muere y renace. Que sigue después...?

El “ahora”.

Yume

9 comentarios:

Liliana dijo...

Hace algún tiempo les pedí a los colaboradores de kinephilos que hicieran un texto sobre el cine de sus países. Así, Marcela escribió sobre cine argentino; Pablo, sobre cine venezolano; ahora Marc y Yume nos ofrecen el panorama del cine español, en un texto que a modo de imágenes escritas nos flashea la historia española del cine.
Rescate de pocos nombres, pero sentidos. A mí, particularmente me falta uno: el Arrebato de un único Zulueta, pero entiendo que ese nombre es lugar de mi altar particular.

Anónimo dijo...

estoy en desacuerdo con lo que aquí se ha escrito, pero me temo que dada la forma de estar
escrito necesitaría algo más que este post para conversar con los autores de nuestros encuentros y desencuentros acerca de lo que ellos afirman.

CAnichu

Øttinger dijo...

Espeluznante relato sin sentido de la historia del cine español.

Liliana dijo...

Ofrezco un espacio en kinephilos para que puedan argumentar sus comentarios. Espacio es lo que sobra. Voluntad, también. Nada mejor que el debate para avanzar en nuestras ideas.

Raúl dijo...

Concuerdo con Liliana, dado que el debate enriquecerá nuestras visiones. Si a alguien le resulta críptico el texto, nada mejor que el intercambio de ideas para darle luz. Adelante!

Pedro Maza dijo...

Cuanto tiempo! Simpre un placer pasar por aquí Liliana! Pero en el panorama actual no puedo evitar que en mi pequeño mundo brille con luz propia Jamue Balagueró, aunque posiblemente no sea un cine el suyo no para todos lso públicos. ¿Tienes ya el último libro de Paul auster? Yo lo estoy empezando y me he acabado Jugada de presión, el primero que publicó, najo seudónimo. En fin, un fuerte abrazo.

Liliana dijo...

Hola Pedro, ¡tanto tiempo! ¡Qué alegría leerte nuevamente! Estoy leyendo Brooklyn Follies. No he leído el que mencionas. Ya mismo lo agrego a la lista.
No he visto nada de Balagueró :(
No te pierdas. Un abrazote.

Alex dijo...

En cuanto al texto: Es imposible sintetizar tanto en tan poco espacio. Aún así, el análisis es muy certero.

En cuanto al cine español: Es difícil crear tanto y decir tan poco.

Como a Liliana, me falta Zulueta y su impostado malditismo. Así como alguna mención al berreo de Juan Antonio Bardem contra el cine rancio que le tocó vivir (expuesto en su famosos manifiesto). También las comedias desencantadas del Trueba primerizo. Cuando maldecía por haber nacido diez años antes de lo que correspondía... Y tanto más. Y tan poco Erice, es cierto.

Saludos.

Vigi dijo...

Joder vaya brevedad, no estoy muy de acuerdo!!!!!!