09 junio 2006

Banda sonora: Kansas City

Alfredo Escalante nos propone en esta banda sonora conseguirnos la música de Kansas City, la película que Robert Altman rodó en 1996, para acompañar esta lectura que, a manera de imaginario programa de radio, nos brinda.

DESDE LAS RAÍCES DEL BLUES, LA MAGIA DEL JAZZ
Alfredo Escalante


Imaginemos que estamos en el "¡Hey,hey,club!", en la ciudad del vicio, como muchos llamaban a Kansas city. Se siente el ambiente sórdido...

De la mano del director de cine Robert Altman recreamos esos momentos. El productor musical, Hank Willner, reunió temas clásicos de los años 30 y buscó músicos contemporáneos que le dieron vida a las canciones originales de las grandes orquestas de la década: Count Bassie, Duke Ellington y Walter Page...

En la ciudad maldita de Kansas, cruce de caminos, los discos de 78 revoluciones por minuto creaban la magia de transportar a sitios inimaginables, a través de la radio, a un público, que con solo sus pensamientos, recreaba locales como el "¡Hey,Hey, Club!".

Músicos de la talla del saxofonista James Carter, del guitarrista Mark Whitfield y del trombonista Clark Gayton, así como el bajo de Ron Carter y Geri Allen al piano, quienes le dieron vida a esas piezas legendarias, que fueron grabadas en directo entre el 11 y el 22 de mayo de 1995, con un toque especial que nos llevaba a los años 30, en el mítico local de Kansas City.

Siéntanse cómodos… y disfruten, desde las raíces del blues, la magia del Jazz…

La mafia, los polÍticos, el crimen, la raza… ¡el Jazz! Los años 30, cuando las rubias oxigenadas bailaban hasta el frenesí en una ciudad esquizofrénica… ¡Kansas City!

Esa era la música que arrastraba al público a los locales nocturnos, como nunca antes en la historia del jazz... (palabras de Robert Altman, refiriéndose a su película Kansas City, de la que estamos compartiendo "La banda sonora").

Así es el blues, ¡una manera de sentir!

El creador: Robert Altman

Guionista, productor y director de cine estadounidense, Robert Altman nació en Kansas City, Missouri, y estudió cine en la Calvin Company. Dirigió documentales publicitarios para televisión, antes de lanzar MASH (1970), su ópera prima. Se destacó por sus métodos no convencionales y por un estilo muy particular e irreverente hacia las costumbres y tradiciones sociales.

Después de MASH dirigió McCabe and Mrs Miller (1971), Images (1972), El largo adiós (1973), Ladrones como nosotros (1974), California Split (1974) y el musical Nashville (1975), donde indaga en la música country. Sus películas, cada vez más excéntricas, fueron creando un público que lo siguió con particular fruición: Buffalo Bill (1975), Un día de boda (1978) o Quinteto (1979). Luego de filmar Popeye (1980), cerró su productora en Hollywood.

Durante los 80 dirigió teatro-off en Broadway y grabó producciones teatrales para la televisión por cable. Los proyectos más destacados de estos años son: Jimmy Dean, Jimmy Dean (1982), The Laundromat (1983), Streamers (1983) y Secret Honor (1984). En 1990 dirigió Vincent y Theo.

En 1991 filmó en tono de sátira El juego de Hollywood; luego, Vidas cruzadas (1993), un grupo de historias de distintas parejas californianas. Kansas City es de 1996 y está ambientada en los submundos de su ciudad natal, donde el juego, la mafia, la prostitución, la política y la música (el jazz) se dan la mano. Le siguieron Conflicto de intereses (1998), Doctor T y las mujeres (2000), Gosford Park (2001) y La compañía (2003).

3 comentarios:

Liliana dijo...

No puedo olvidar, Alfredo, mi último día de trabajo en la Cinemateca de Venezuela. Ya me había despedido de todos mis compañeros, bajaba las escaleras y me encontré contigo.
Por unos segundos, casi nos desencontramos. No habría podido darte el abrazo de despedida ni tú regalarme ese cd con la maravillosa música de "Kansas City", que a ocho años de aquel día, todavía me acompaña y me arranca lágrimas.
Es muy rico tenerte de vuelta con tu banda sonora y tu música en un espacio que compartimos.
Otro abrazo, como el de aquel día.

Marc Jardí dijo...

Gracias por el artículo, muy interesante.
Lástima que, bajo mi punto de vista, Altman esté un tanto de capa caída, espero su pronta recuperación.

Liliana dijo...

Mi respeto por Altman es grandísimo. Quizá "Dr. T" deje que desear, pero el hombre tiene una filmografía detrás que merece mi mayor admiración. Son más las pelis que me gustan que las que no me gustan de su obra. Y eso, tiene una obra propia, es un autor, en todo el sentido de la palabra.