30 julio 2006

Los imprescindibles: G

En estricto orden alfabético:

...de GANCE: Por su gran audacia al proyectar Napoleón en tres pantallas a la vez, para lograr lo que se denominó polivisión.

... de GETINO: Porque junto a Solanas hizo, si no la más importante, una de las más trascendentales películas argentinas: La hora de los hornos fue para mí (y para mi generación) una revelación, una manera de decir y participar en la realidad que no tenía precedentes en el cine visto hasta entonces. El cine como arma, el cine como conciencia. El cine protagonista. Además, Gettino ha escrito invalorables libros sobre el cine latinoamericano y argentino.

...de GILLIAM: Ante todo, por ser parte de ese grupo genial que fue Monty Python; por Brasil, una de las películas más opresivas que he visto; por la magia de Las aventuras del Barón de Munchausen; por las carcajadas que me provocó Los caballeros de la mesa cuadrada (codirigida con Terry Jones), la ternura de El pescador de ilusiones, la vuelta a la infancia con Los héroes del tiempo y la locura de Doce monos. Si existe un director creativo, que ha probado todos los géneros y su huella permanece en cada una de sus películas, es éste.

...de GLEYZER: Uno de los cineastas desaparecidos por la dictadura que implantó el terror de estado en 1976. Recuerdo haber visto Los traidores, una denuncia contra la burocracia sindical, a escondidas en un aula de la facultad.

...de GODARD: El maestro. El que viola todas las convenciones, justamente porque las conoce como nadie. El más moderno, intenso, intelectual de los cineastas actuales. Mis preferidas: Sin salida, Alphaville, Una mujer es una mujer, Vivir su vida.

...de GÓMEZ, Manuel Octavio: La única película que vi de este director es La primera carga a machete, en la sala de la Cinemateca venezolana, cuando hacía las veces de aula para Cinematografía II. Mis ojos quedaron absortos, mi mente obnubilada. Pensé en ese entonces: si hiciera cine, querría hacer algo así.

...de GORETTA: Sólo por una película, donde vi por primera vez a Isabelle Huppert, tan frágil y tan vulnerable, desde entonces una de mis actrices preferidas. El film: Amantes (o La encajera, o La dentelliere), de una sensibilidad extrema.

...de GREENAWAY: Para mí, palabras mayores. Este director suscita sentimientos encontrados. Hay quienes lo aman y hay quienes lo odian. Yo lo amo. Por sus puestas en escena, por la elección de sus actores, por sus historias tan extremistas, por todo el exceso del que es capaz y por su sensibilidad estética en la composición de cada cuadro. Las que no me canso de ver: El contrato del dibujante, El vientre del arquitecto, El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante y Escrito en el cuerpo, pero también Z00 (Una zeta y dos ceros) y Conspiración de mujeres (Ahogados por número)...

...de GRIERSON: por sus documentales y su posición frente a un cine que intentó movilizar a sus espectadores para provocar un cambio social.

...de GRIFFITH: Porque sí, porque tuvo en sus manos una cantidad de piezas sueltas y logró combinarlas de tal manera que pudo escribir con sus planos y con la iluminación historias que eran narradas de una nueva manera. Porque descubrió para el cine una narrativa propia, a partir de la cual ya se podría hablar de lenguaje cinematográfico. Casi nada. No puedo olvidar Intolerancia ni El nacimiento de una nación, ni los innumerables cortos que visioné durante mi carrera.

...de GUTIÉRREZ ALEA: Me gusta muchísimo Memorias del subdesarrollo, esa visión del intelectual que sigue el pulso de su ciudad, de la gente, de los problemas sociales y políticos que la trastornan. También La muerte de un burócrata, La última cena y Fresa y chocolate. Me atrae su compromiso con una revolución de la que es partícipe. Me gusta de ese compromiso su mirada crítica.

... de GUTIÉRREZ ARAGÓN: Por Habla mudita, una película que vi hace añares y que no he olvidado. Es sencilla, pequeña, eso... inolvidable.

...de GUZMÁN: Por su compromiso político plasmado en una obra casi monumental: La batalla de Chile.

Como siempre, deben faltar algunos. Y como siempre, he dejado afuera a los desconocidos, a los que no me llegan y a los que considero intrascendentes.

Liliana Sáez

15 comentarios:

Joaquín Llorca dijo...

No sé si Guerin merezca estar pero creo que En construcción puede ser imprescindible y no porque se haya desarrollado ante mis ojos cotidianamente sino por la valentía de hacerla en estos momentos en que el cine se aburre.

Liliana dijo...

La tendré en cuenta, Joaquín. No la he visto. Siempre quise conseguir Innesfree. Así que ya son dos más que están en mi lista.
Gracias por el aporte.
Un saludo.

Liliana dijo...

Quise decir "Innisfree"

Pedro Maza dijo...

Añado Gaiman, que será uno de los más mágicos guinoistas que jamas han existido cuando su película Mirrormask se estrene.

Liliana dijo...

Hola, Pedro. ¡Bienvenido! Espero ansiosamente por esa película. Ojalá el director esté a la altura del guionista.

azulquitapenas dijo...

Sí, son imprescindibles, por encima, Guzmán, Gilliam, por ser inconmensurable, creo que es uno de los pocos que lograría hacer una perfecta adaptación de García Márquez; y Griffith que lo enseñó todo, que abrió las puertas de los géneros cinematográficos. Qué bueno es que compartas con nosotros tus imprescindibles. Caso aparte, estamos felices, le darán un merecido premio a Toda una vida en el cine a Carlos Mayolo.

Marc Jardí dijo...

Esperaba con ansia la G puesto que se encuentran dos de mis cineastas de cabecera y maestros: Griffith y Godard.

Me uno a Joaquín al reivindicar a Guerin, uno de los cineastas españoles más importantes del momento. Su "Tren de sombras" es película obligatoria para cualquier persona que ame la luz.

Gracias por citar a Patricio Guzmán, cineasta desconocido para algunos, gran documentalista chileno.

¡Cuidado, que viene la E!

Saludos.

Revertiano dijo...

Gracias por tu visita.
Comparto casi todo lo que dices aquí en tus posts. Además, para mí el descubrimiento del cine en la adolescencia se basa mucho en las películas de Saura (que citas más abajo), imprescindible para comprender la última fase de la dictadura franquista, la represión religioso-sexual y los nuevos aconteceres de la Transición a la democracia española.
Un saludo, volveré.

Liliana dijo...

Azul: Bien ganado tiene ese premio Mayolo... y en cuanto a Gilliam, no sé, quizá sea muy británico para meterse en la piel de un latinoamericano. Habría que darle la oportunidad. Desmesurado es...

Marc: A ti también, gracias por el dato de Guerin (me preocuparé por conseguir algo de él). Ah! La E ya pasó... viene la H.

Revertiano: Gracias por tu comentario y por haber recorrido este espacio que no es sólo mío, sino de un grupo de amigos que muestran lo que saben y dicen lo que piensan acerca de esta pasión cinéfila.

Cristhian Carvajal dijo...

Lo único que puedo comentar es que me faltan muchos de los autores imprescindibles que tenés en tu lista. Lo que hice fue copiarlas (de la A hasta la G), para ponerme al día.

De esta lista en particular me gustan mucho Godard, Giffith y Terry Gilliam.

Un abrazo

Liliana dijo...

Gracias por pasar por aquí, Cris. Yo sólo espero que te gusten las que me fascinan a mí. Un abrazo.

mimismidad dijo...

Es una lástima que no se haya estrenado en España. La única posiblidad que voy a tener de verla es el DVD, si la editan en ese formato y se comercializa a través de Internet. Leyendo tu crítica, Liliana, entran ganas de verla.

Liliana dijo...

¿A qué película te refieres, Raquel?

Joaquín Llorca dijo...

Gilliam (que en realidad es norteamericano) intentó hacer una "adaptación" (choca la palabrita) de don Quijote y fue una locura y un desastre. Espero por el bien de los dos (Terry y Gabriel) que no se le pase por la cabeza hacer Cien años...Leerla ya es algo inconmensurable.

Liliana dijo...

Dicen que no importa dónde se nace, sino dónde se lucha... (jeje... una cita para salvar mi error: gracias Joaquín por aclararlo).
Yo no puedo imaginar "Cien años de soledad" en el cine, creo que la "matarían" en varios episodios, prefiero seguir imaginando a esos seres como me los ofrece cada lectura de la novela de García Márquez, cada vez más ricos.