25 marzo 2007

300 (2)

Daniel L.-Serrano (a. Canichu, a. El espía del bar) realizó un extenso comentario sobre 300, que aporta algunos datos históricos (su especialidad) con los que viene a complementar el artículo de Elena. Le propuse subirlo como post, pero me pidió que aclarara que no se trata de un ataque al artículo publicado, sino de un complemento o comentario a ese texto. Hecho lo prometido, aquí lo tienen.
LS


LOS 300 ESPARTANOS


En España los 300 se estrenó ayer. Fui a verla con tres amigos. Soy licenciado en Historia y sabía perfectamente que no iba a ver una película de historia. Fui a ver un cómic, pues la película no deja de ser eso: un cómic. Demasiados planos donde la imagen se muestra en plano fijo, a modo de viñeta. Por otra parte, los famosos 300 eran efectivamente los 300 espartanos (y algunos miles más de otras ciudades) que se quedaron cubriendo otras posiciones. La resistencia duró cuatro días. Los espartanos no fueron solos a la guerra, sino que hicieron una federación con el resto de ciudades de la Hélade para combatir la invasión persa; de este modo, mientras ellos servían para retrasar la entrada de los persas en la península griega, los atenienses, en tregua con los espartanos y aliados, preparaban un gran ejército a base de alianzas renovadas, que se lograron, en parte, por el éxito pírrico de la batalla de las Termópilas.

Acerca de las mujeres en Esparta en la realidad... simplemente, tenían reservado un espacio en el interior de sus casas, del que no podían salir sin el permiso de su marido que, normalmente, no lo daba más que en ámbito familiar... así que todas esas frases de defensa de las mujeres y una reina tan reina, como se ve en la película…ejem, ejem… Por otra parte se les hincha la boca a los espartanos en la película con la palabra “libertad”; pero si en general a los espartanos les caían mal los atenienses, era en parte por su sistema democrático; los espartanos lo que defendían de verdad era la jerarquía, el mando, la fuerza.

Por otra parte, la película presenta anacronismos... Uno de ellos, por ejemplo, en la batalla de las Termópilas aún era la época griega donde los hoplitas iban a la batalla forrados de metales por todas partes, vamos, que en parte sus formaciones no se podían mover por el propio peso que aportaban sus equipos. El aspecto dado en la película a los que no demuestran unas dotes guerreras ciertamente entre machistas, homófobas y xenófobas, es o deforme u homosexual, en mi opinión. Pero es que es lo que dije: no es una película de historia, es una película de un cómic que gustará a quienes le gusten los cómics y las películas de acción extrema o de carnicería.

A mí me gustó, pero sólo desde ese punto de vista. El resto, hablando con seriedad, tiene fallos por todas partes: elefantes gigantescos, lobos que parecen caballos, rinocerontes como una casa de dos pisos, Jerjes, salido de una discoteca de drack queen con calzado de plataformas... y hasta un intento de Golum y otro de ogro salidos del Señor de los Anillos... Eso sí, se ajusta al cómic, la estética es muy bonita, el vestuario convence, la fotografía parece tomada de cuadros clásicos, hay frases de guión impresionantes, algunas sacadas del propio Homero.

Y por lo demás, no es que la película quiera mostrar un punto de vista actual estadounidense frente a la guerra contra el oriental. Es que realmente, en la antigüedad el imperio persa trató de invadir Europa varias veces. Las Guerras Médicas, a las que pertenece esta batalla, abrió los ojos a los griegos para hacerles ver que tenían puntos comunes en su cultura e historia como para federarse y defenderse juntos. Su victoria en esta guerra disparó la evolución y el desarrollo de su cultura, la cual extendieron por Europa y, por ende, por todos los países herederos de la cultura occidental, América entera incluida. Esa batalla, junto a otras de esas guerras (Maratón, Platea, Salamina, etc.) son el punto fundacional de la cultura occidental.

Para acabar, el artículo de Elena me parece muy divertido y bien razonado. Por mi parte solo anoto eso: es una buena película, si se quiere ver una película del género de las películas de cómic y de acción.

Un saludo y que la cerveza os acompañe.
Daniel L.-Serrano

2 comentarios:

Pablo Abraham dijo...

No conozco la novela original, pero visualmente la película es un espectáculo. El contraste de las capas rojas con el resto de los colores de la imagen es de una belleza singular, amén de los bien formados cuerpos de los actores, que no obstante uno pudiera pensar que también fueron trabajados durante la postproducción. Al igual que Frank Miller, recuerdo que vi la película "Los 300 espartanos" (de Rudolph Maté, de 1962) cuando era niño -en Venezuela aún la TV era en blanco y negro-, y me sorprendió aquel film (a lo mejor ahora me parece una tontería).
Al igual que Elena o Daniel, estaba consciente de que no iba a ver una representación histórica, de hecho ni siquiera la cinta nos informa de lo que pasó realmente con la batalla final, como lo hacen siempre las que pretenden hablarnos fielmente de historia.
Por otra parte, si bien la película no me aburrió del todo, creo que abusa una y otra vez de la cámara lenta.
Pablo Abraham

Øttinger dijo...

Pedazo de crónica Canichu. Felicitaciones.