24 marzo 2008

24 de marzo... "Ellos"

Héctor Germán Oesterheld fue uno de los 30.000 desaparecidos de la última dictadura argentina, inaugurada el nefasto 24 de marzo de 1976.

Entre 1957 y 1959 publicó El eternauta, con dibujos de Solano López.

Allí define a los "Ellos", premonitorios personajes de ciencia-ficción, que se materializaron en los años más tristes y dolorosos de nuestra historia.


Hacer clic en la imagen para poder ver y leer este fragmento.

11 comentarios:

PALA dijo...

Ayer estuve muy emocionado por las características del feriado en Argentina.
Día de la memoria.
Día del recuerdo.
Viniendo del país de la amnesia, te juro Liliana, que sentí una profunda y sana envidia.
Recordar no es compensar el error, pero puede ser lo que más se le parece.
Te mando un abrazo.

g. dijo...

Conexión absoluta, ya t diré x q. Alucino con la red, pero con la nuestra. Comprobar con algo tan concreto la conexión de las almas, dá más calor a mi vida que...mil estufas (y perdón por la metáfora tan....). Bsos.

Marcela dijo...

Que sería de la historia sin la posibilidad que otorga el arte para decir y denunciar lo que otros callan y otorgan.

Camille Stein dijo...

aquí en españa también pecamos de amnesia, borrón y cuenta nueva. muertos enterrados no salen a la superficie. una vergüenza para los descendientes. para la historia. para la humanidad entera.

Liliana dijo...

Elena lo dijo una vez y yo entendí qué era lo que no me cerraba y me enojaba ante el fastidio de quienes condenan esto de la memoria, con frases tan estúpidas como: "Han pasado 30 años y todavía...".

Ella dijo: no "han pasado", esto "está pasando". Aún hay gente que reclama el cuerpo con vida de sus familiares, aún hay desaparecidos (no pueden haberse esfumado), aún hay niños (ahora jóvenes) con la identidad cambiada, aún hay abuelas en el límite entre la vida y la muerte, esperando como una bendición que aparezcan sus nietos, aún está la esperanza de que esos nietos, que hoy tienen entre 30 y 32 años duden de su identidad y puedan volver a sus familias originales...

En fin... Es memoria, porque no podremos olvidar tanto horror y tanto miedo. Pero también es pedido de justicia, que HOY, a más de 30 años, también está llevándose a cabo.

Como dice la canción de León Gieco "La memoria":

Los viejos amores que no están,
la ilusión de los que perdieron,
todas las promesas que se van,
y los que en cualquier guerra se cayeron.

Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

El engaño y la complicidad
de los genocidas que están sueltos,
el indulto y el punto final
a las bestias de aquel infierno.

Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

La memoria despierta para herir
a los pueblos dormidos
que no la dejan vivir
libre como el viento.

Los desaparecidos que se buscan
con el color de sus nacimientos,
el hambre y la abundancia que se juntan,
el mal trato con su mal recuerdo.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

Dos mil comerían por un año
con lo que cuesta un minuto militar
Cuántos dejarían de ser esclavos
por el precio de una bomba al mar.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

La memoria pincha hasta sangrar,
a los pueblos que la amarran
y no la dejan andar
libre como el viento.

Todos los muertos de la A.M.I.A.
y los de la Embajada de Israel,
el poder secreto de las armas,
la justicia que mira y no ve.

Todo está escondido en la memoria,
refugio de la vida y de la historia.

Fue cuando se callaron las iglesias,
fue cuando el fútbol se lo comió todo,
que los padres palotinos y Angelelli
dejaron su sangre en el lodo.

Todo está escondido en la memoria,
refugio de la vida y de la historia.

La memoria estalla hasta vencer
a los pueblos que la aplastan
y que no la dejan ser
libre como el viento.

La bala a Chico Méndez en Brasil,
150.000 guatemaltecos,
los mineros que enfrentan al fusil,
represión estudiantil en México.

Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.

América con almas destruidas,
los chicos que mata el escuadrón,
suplicio de Mugica por las villas,
dignidad de Rodolfo Walsh.

Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.

La memoria apunta hasta matar
a los pueblos que la callan
y no la dejan volar
libre como el viento.

Jazznoize dijo...

http://www.myspace.com/jazznoize17
Saludos.

Raúl dijo...

Y ya que estamos, el 25 nos ponemos a juguetear con la democracia...

teceo dijo...

Que bello fragmento, conmovedor lo premonitorio pero absolutamente real y presente.
No olvidar, esa es la Tarea

cacho de pan dijo...

liliana, no sé si conocés la historia de Oesterheld con todos sus detalles...es terrible
salió en el suplemento de un diario español y podés verlo entero en un buen blog de historietas:
http://www.lacarceldepapel.com/
publiqué hace un tiempo un post sobre el eternauta y se acercaron a mí los de una página porteña que llevan todo el tema
si te interesa te envío el link.

Liliana dijo...

Gracias por el link, Cacho, así la conocen nuestros lectores. Realmente es una historia que no se puede creer.
Volveré a visitar tu post sobre El eternauta. Gracias de nuevo.

Igual a Raúl y a Teceo por sus comentarios. Raúl ha aggiornado el post y Teceo escribe desde una geografía candente.

Un abrazo a los tres.

dale cine dijo...

Recuerdo cuando mi viejo me compraba El Eternauta,que salía en fascículos semanales, en el año 1982, todavía durante la dictadura militar. Yo tenía 12 años y esperaba cada semana una nueva historia. En esa época El Eternauta era para mí una gran novela de aventuras que ocurría en Buenos Aires, con el tiempo, conociendo la historia de Oesterheld y leyendo la historieta desde otra óptica, se convirtió en uno d elos textos fundamentales para entender mi propia historia y la de la sociedad donde vivía. Gracias por el recuerdo que tuvieron para una de las historias con más admiradores y cineastas (reales e hipotéticos) con gans de llevarla al cine (me incluyo, por supuesto, entre ellos).
Saludos,
Sergio