25 agosto 2007

Barthes dixit



"Humboldt llama a la libertad del signo locuacidad. Soy (interiormente) locuaz, porque no puedo anclar mi discurso: los signos giran 'en piñón libre'. Si pudiera forzar el signo, someterlo a una sanción, podría finalmente encontrar descanso. Pero no puedo impedirme pensar, hablar; ningún director de escena está ahí para interrumpir el cine interior que me paso a mí mismo y decirme: ¡Corte! La locuacidad sería una especie de desdicha propiamente humana: estoy loco de lenguaje: nadie me escucha, nadie me mira, pero continuo hablando, girando mi manivela".
Roland Barthes, en "Fragmentos de un discurso amoroso", publicado por Enfocarte. Fotografía: teconleche

5 comentarios:

Raquel dijo...

Yo tampoco puedo anclarlo, y eso me dispersa. La foto, espléndida también. Un beso.

Juan Cosaco dijo...

Puede que en algunos momentos nadie te escuche, pero tus pensamientos están ahí, fraguandose para ser transmitidos.
Que no pare nunca! que la capacidad de pensar se extienda como una enfermedad contra la vida aséptica.

Salud!

canichu dijo...

¿y cuántes veces no habremos estado todos en una espiral?

Liliana dijo...

Esa locuacidad interna y esa mudez externa... ahhhh.
Gracias por sus comentarios y un abrazo a los tres.

Andrés David dijo...

Loco de lenguaje, hermoso. La sana(?) obsesión que nos une y divide.

A canichu le pregunto: ¿alguna vez hemos estado fuera de la espiral?