09 noviembre 2006

La casa de agua*

Marc Jardí


En un plano, el agua está en último término, separada de la tierra árida. El agua penetra en la tierra mediante un encadenado hasta un segundo plano, donde un hombre está en una prisión de agua. Su grito penetra, otra vez mediante un encadenado, hasta un tercer plano: un funeral. Un féretro es transportado bajo la lluvia.

Otro encadenado, del féretro hasta la barriga de una mujer embarazada en un cuarto y último plano, está sentada en un silla en medio de un espacio desértico.

La disposición espacial de los objetos en el plano hace que esta serie de encadenados, tanto de imagen como de sonido, sean efectivos en hora de expresar una idea.

Más allá de esto, esta obertura dice claramente el significado del agua y de la tierra en el film. No solo el agua es la vida y la vida después de la muerte, es también la solución hecha hombre, que curará las tierras vírgenes que no esperan el acecho de Gómez.

La tierra no es algo muerto, es algo que aún no ha nacido, el hombre debe trabajarla como ha hecho siempre: ajena a la política, aunque entendiendo su situación política.

Cuando caiga la lluvia y haga la tierra fértil, no será por el hecho de mojar un campo, sino porque su población será capaz ahora de cultivarla de una manera revolucionaria y libre. Porque la lluvia es el discurso revolucionario de Cruz, que después de su muerte, ha mojado a la gente de Maricuare.

Lógica es pues, la similitud entre Cruz y Cristo. La cruz, que por premonición santera debe cargar Cruz (igual que Cristo), es cada vez más evidente para los ojos del pueblo de Maricuare. La prisión de Cruz se convierte en la prisión de su pueblo. Los machetazos del dictador Gómez son machetazos a un niño, a un hombre, a un pueblo. Una panorámica despierta al pueblo de Maricuare.

La muerte de Cruz significa la vida para su pueblo, puesto que el desarrollo de su reflexión revolucionaria ha estado condensándose en una nube durante tiempo, a la espera de que el pueblo la entienda, asuma y esté dispuesta a ejecutarla. Es entonces cuando la muerte de Cruz ordena a las nubes que rieguen los campos, la gente está al fin preparada para mojarse, asumiendo así todas las consecuencias sociales y políticas que consigo traiga este hecho.

---------

* La casa de agua, película venezolana de Jacobo Penzo.

5 comentarios:

Liliana dijo...

Qué bueno tener tus notas nuevamente en kinephilos, Marc. Se te echó de menos.
Esta película la vi cuando la estrenaron, allá por los 80. Lo que recordaba era la historia del poeta comprometido políticamente que sufre horrores.
Tu nota me ha traído a la mente imágenes que había olvidado. Quisiera volver a verla con estos ojos del 2006.

kuroi yume dijo...

IMPRESIONANTE, de verdad.

Marcela Barbaro dijo...

Marc, cuánta métafora y cuánto simbolismo que describis. No tuve oportunidad de verla, espero conseguirla.
Saludos.

canichu dijo...

"La muerte de Cruz significa la vida para su pueblo", esta frase rebela todo el significado revolucionario de la película, me recuerda la famosa frase de Nietzsche sobre la muerte de dios.

Gabo dijo...

aqui pueden bajar esta pelicula para verla http://taringa.net/posts/tv-peliculas-series/7369499/La-Casa-de-Agua-_1983_-Cine-Venezolano_.html saludos que la disfruten