29 noviembre 2008

Gris de ausencia: murió Ulises Dumont


Tiempo de revancha es de esas películas valientes que se hacen bajo una dictadura, para denunciar lo que sucede detrás de un aparente orden: secuestros, tortura, asesinatos... La vi lejos de mi país. Logró mi admiración por el valor de su director y guionista, Adolfo Aristarain, que a través de dos personajes, Pedro (Federico Luppi) y Bruno (Ulises Dumont) simulaban un accidente que desencadenaba el resto de los hechos que la película entraña y que no voy a contar, porque hay que verla (aunque ya tenga casi 30 años, hay que conseguirla y verla).

Todo esto viene a cuento de que Ulises Dumont ha muerto hoy, cuando el cielo se viene abajo en una calurosa y tormentosa Buenos Aires.

No se ha ido. Quedan las películas, que seguirán mostrando a ese ser camaleónico que iba trasmutando su cara y su físico para representar a tantos personajes, como el Bruno de Tiempo de revancha"o el Larsen de La parte del león, o El Gato Funes de Últimos días de la víctima", todas de Aristarain. También interpretó personajes más oscuros, como el de Los enemigos o El censor, ambas de Eduardo Calcagno.

No son las únicas, Ulises Dumont tiene una larga filmografía y en este momento hay seis películas en las que actuó que están en la etapa de posproducción.

Hombre de cine y de teatro (¿cómo no recordar Yepeto?), fue un actor valiente que le prestó su piel a personajes que hacían un reclamo desesperado y una crítica feroz a un sistema que iba destruyendo al país.

Pudo decir lo que pocos se animaban, escudado en los personajes que con compromiso representó. Por eso, hoy se lo recuerda con un intenso cariño. Más que eso, con ternura.

LS

5 comentarios:

Planocenital dijo...

Se lo va a extrañar, y mucho. Su voz inconfundible, su mirada, sus gestos... Pero es cierto, no se ha ido, quedan sus numerosas buenas películas.
Saludos.

Hernán.

Ariel Luque dijo...

Una gran perdida, un actor multifacético y de calidad! Se va a sentir su ausencia y cuando esto suceda...veremos alguna de esas buenas películas que dejo. Un beso!

Ariel.

Marcela Barbaro dijo...

Me sumo al recuerdo y homenaje a Ulises Dumont.
Me gustaba su incipiente tartamudez o reiteración de palabras cuando una circunstancia lo ponía tenso, su tono colérico, su tímida demostración afectiva y su melancólica y pequeña mirada detrás de una sonrisa incipiente.

Fue un representante del cine argentino y del teatro nacional, que marco una época. Sin duda, su participación junto a Aristarain le permitieron ser una de las voces que, a pesar de todo, se atrevieron a seguir hablando a desde el arte.

Marcela Barbaro.

juanmosquera dijo...

cuando Dios quiere suicidarse las balas siempre son de salva

Raúl dijo...

Vamos Torito viejo y peludo nomás!

QEPD