25 septiembre 2009

Ateneo: reunión de sabios y artistas

Liliana Sáez





Por años (veinte, para ser precisos) mi vida transcurrió en un espacio de Caracas, donde llega el metro a la estación Bellas Artes, porque muy cerca está el Museo con ese nombre, junto al de Ciencias, el Ateneo de Caracas y el Teatro Teresa Carreño.

La Cinemateca, lugar que recorría al final de mi jornada de trabajo y durante los fines de semana, cuando se mezclaba labor y ocio, también estaba en ese núcleo cultural de una ciudad pujante, rodeada de cerros y animada por un clima agradable, estable todo el año.

Ponerse al día con la cultura era estar en ese eje que hoy se demoniza, pero que no sólo formó a toda una generación, sino que era el escaparate donde los venezolanos con su magnífico talento podían demostrar su arte. Y no sólo los venezolanos, sino muchos de mis compatriotas que, como yo, fueron recibidos con los brazos abiertos por ese país generoso. Ellos pudieron desarrollar libremente su arte, sin las ataduras y la censura a la que se veían sometidos en este Sur angustioso de los 70.

El Ateneo, un edificio de concreto, sólido en su estructura y vidridado en sus paredes laterales, ofrecía espacios integrados a la vegetación del parque Los Caobos que lindaba con los terrenos de todos estos espacios culturales.

Allí pudimos ver puestas en escena de Cabrujas, de Carlos Giménez, el prestigioso Festival Internacional de Teatro, los festivales de cine francés, español, brasileño, argentino… imposible recordar todo lo que vimos en la Margot, como se denominaba la sala de cine, en honor a esa señora que honra con su obra al cine venezolano: Margot Benacerraf. Allí vi, entre muchísimas películas, un ciclo completo de Glauber Rocha; pude hacer un recorrido por el cine de mi país en una retrospectiva de unas 25 películas que se iniciaba en 1952, con Las aguas bajan turbias, de Hugo del Carril, hasta 1993 con Gatica, el mono, de Leonardo Favio.

No era un cine comercial el que se exhibía. Como bien se subtitulaba la sala de cine, era de Arte y Ensayo. Tuvo el beneplácito de los intelectuales de entonces, de los profesores de Artes (me consta, fui alumna de ellos), de los artistas que allí exponían obras de proyección internacional. Como las salas de artes plásticas, este espacio nos llenaba de orgullo a quienes vivíamos en Caracas, por la calidad de las obras, por la propuesta actualizada y vanguardista en muchos casos. Ese espacio era como la segunda casa de uno.

En el Ateneo trabajé antes de ocuparme de la programación de la Cinemateca. Mi primer trabajo de recién graduada: debía crear un videoclub en la librería del Ateneo (la más prestigiosa, sin duda, en los 80) que se diferenciara de todos los clubes existentes. Nada comercial, para entendidos, para iniciados… Una propuesta que había surgido de la mente lúcida de Sergio Dahbar, quien contagió a Víctor García, el gerente, que confió en mí. El sueño del cinéfilo: comprar aquellos videos que me gustaban, elegir el cine que me habían enseñado a apreciar en la Escuela de Artes de la UCV. Esos espacios eran queribles para mí.

Hace unos días se grabó allí “Aló Presidente” y recién hoy pude ver fragmentos en video de ese programa que estuvo dedicado a la inauguración de la Universidad Experimental de las Artes, nueva habitante del Ateneo. El presidente Chávez recorría los pasillos y algunos de sus seguidores, encargados de la transformación del espacio, le iban relatando para qué se utilizaban los distintos salones: los Espacios Cálidos, si habrá alojado exposiciones de pinturas y de fotografías… según ellos eran lugares cerrados que sólo se utilizaban para las ferias artesanales. Por favor… no hace tanto allí se podían ver, por ejemplo, las fotos de Robert Capa…

Luego se dirigieron a la sala de cine, donde dicen que los estudiantes verán cine para aprender a filmar… esa era una de las funciones que cumplía la Margot; lo sé porque fue testigo de mi formación cinéfila y académica. Habían colocado algunos afiches de las últimas producciones de la Villa del Cine, como para demostrar que ese es el arte popular que se espera desarrollar a partir de ahora…

Me siento mal, me duele la cabeza, me duele el estómago, tengo ganas de llorar, sobre todo cuando veo a aquellos que eran niños mimados del Ateneo renegar de lo que ofrecía ese espacio. Ver a Hernández Montoja, a Donald Myerston, Nicolás Curiel o, peor aún, al que fue considerado el mayor cineasta venezolano, Román Chalbaud, como pobres obsecuentes de un presidente que inaugura un espacio ya creado (existen las escuelas de Bellas Artes y, a nivel universitario, la Escuela de Artes de la UCV) para, dicen, permitir el acceso del Pueblo (palabra bastardeada hasta el cansancio) a los espacios que ocupaban los “mercaderes de la cultura”. Román, ¿te has parado a pensar qué diría Cabrujas si te viera balbuceando unas palabras sin sentido para justificar lo injustificable?

A veces pienso que quizá sea cierto que ese lugar tan querido haya sido marginal y, en algún sentido, elitesco… pero nunca estuvo cerrado. Sólo que el sistema dejaba afuera a cantidad de personas que no sabían que existía o ni siquiera tenían la inquietud por acercarse. Yo creo que la labor del gobierno no debe ser la de reproducir instituciones paralelas para ponerlas al alcance del “pueblo”. Creo que debería formar a ese “pueblo” para que tenga el mismo acceso que tuvimos quienes con suerte supimos aprovechar lo que nos ofrecía.

Mientras miraba el video donde los funcionarios mostraban los espacios al presidente, me parecía estar viendo a los chinos recorriendo la Ciudad Prohibida. Hermosa, pero vaciada de contenido, no una obra de arte arquitectónica, sino la muestra del ocio y de los vicios de la monarquía.

No se está construyendo, sino que se están abordando los espacios, a la manera de los corsarios. Es triste que no se conserven los sitios positivos, que no se construyan los que falten, que no se forme a la gente para que pueda acceder a ellos… Y lo más triste es que cuando se vaya este gobierno, el que venga, borrará de la faz de la tierra lo que se están preocupando en construir… Esto es lo que se está generando, y no es positivo. Recuerdo un edificio fantasmal muy cerca de La India, en El Paraíso, la estructura de lo que iba a ser el Hospital de Niños, en construcción durante el gobierno de Pérez Jiménez. La democracia no tuvo la grandeza de aprovechar la estructura y allí quedó, igual que El Helicoide, desaprovechados, como muestras de una época pretérita.

Me dueles, Venezuela.

5 comentarios:

Mario dijo...

Querida Liliana,
Sí, Chalbaud realizó la peor película de su historia EL CARACAZO, con mucho dinero. El Ministro de Cultura, Francisco Sesto, obtuvo un filme pagado por el gobierno, basado en una novela suya. En el video está Pedro Liendo, bajo de ópera famoso, que nos pedía dinero en Praga (1964) para las FALN, pero vivió mucho tiempo de los dineros de aquel estado, hoy llamado fascista. Luis Britto García sonríe demasiado, él que se apoyaba en los creadores del Ateneo, los Otero Silva, de la burguesía ilustrada, que si bien el Estado venezolano les construyó el nuevo edificio actual, y les daba subsidios, todo hace como 30 años, ese edificio albergó acciones en pro del arte, no en vano está el hermoso Balzac de Rodin en bronce, atrevido retrato muy discutido del autor en bata para ilustrar su inagotable pensamiento; Balzac, ejemplo importante de un monárquico que sin embargo produjo el mayor y más completo retrato crítico de la sociedad de su tiempo. Fuera de este video, pero en el contexto general, pude ver trozos de Miranda Regresa, donde Lamata transpone tres millones de dólares de Venezuela en una estampita pomposa. Pero son muchos más (dieciocho!) los millones otorgados a Danny Glover para su Toussaint Louverture, dejando a los cineastas venezolanos en la miseria, como Myerston sabe, y que ante las críticas de ambos gremios ANAC y CAVEPROL, el ministro Sesto simplemente prohibió todo diálogo estatal con ellos, desterrados de la “cultura”.
Es curioso que los burgueses ilustrados, hoy llamados escuálidos o fascistas, de la familia Otero Silva, fueran siempre solidarios con todos los movimientos de liberación conocidos en el continente, y apoyaron a exilados políticos, mucho antes del “socialismo” venezolano.
Un beso grande, Liliana, sigue escribiendo, por favor.
P. S. Lean al antiguo director de la sala Margot: http://www.panfletonegro.com/volante/2009/06/15/los-amantes-habituales-la-ultima-funcion-de-la-margot-benacerraff/
Este hombre aclara mejor que yo el papel de la familia anterior y el de la nueva familia gubernativa.
Mario Handler

Liliana dijo...

Gracias, Mario, por tu extensa y entendida respuesta. He recibido cantidad de adhesiones, me temo que no pueden hacerse públicas, pero quizá sea motivo para un nuevo post.
Un abrazo.

Michele Vidal dijo...

Sí, así también está el antiguo MACCSI, otro cascarón vació. Las únicas exposiciones que recuerdo en estos 10 años de "gobierno" es la de Spencer Tunic que ocupó un mínimo espacio y ahora la de Niemeyer. Lo más triste es que ese "pueblo" al que aluden hasta el cansancio no va a esos sitios, no los animan, no los estimulan.
Recorriendo sus espacios casi vacíos de espectadores me preguntaba ¿por que no llenarán los autobuses de niños, de estudiantes, de ciudadanos y los llevan a esos espacios que dicen haber rescatado para el pueblo?
Otra infamia: en Venezuela la Cultura siempre ha sido gratuita o es que alguno de ellos pagó alguna vez por ir a los museos de Ciencias (algo simbólico), Bellas Artes, MACCSI, Alejandro Otero.
Tienes razón, duele el estómago, duele la cabeza duele el cuerpo todo hoy que también se apropian de la Sala Alberto de paz y Mateos.

Dante B. dijo...

Maysa (Matarazzo), más que notable cantante brasileña ya suicidada, tenía una canción que decía: "mi mundo cayó..."
La recuerdo casi todos los días.
Un abrazo.

Rolo Tomasi dijo...

Hola Liliana: Si es cierto, por veinte años nuestra vida transcurrió en este espacio en Caracas. El Ateneo de Caracas era la catedral de la cultura, incluso después de ser construido el completo Teresa Carreño.

Plástica, teatro, música, cine, un sitio de encuentro del arte y de artistas e intelectuales, de mucha gente de izquierda también. Te acuerdas de la gente de izquierda Liliana. Te acuerdas de Orlando Urdaneta, de sus películas (El pez que fuma, Macho y hembra, Cuando quiero llorar no lloro) Esa gente no era de izquierda porque cuando llego este gobierno anunciando medidas populares, “comunistas” como dijera Chávez. Toda esa gente propicio un golpe de Estado.

El Ateneo de Caracas pertenecía a la familia Otero Ramia, dueños de diario El Nacional, quienes también auparon ese intento de golpe. Donde quedo “esa izquierda venezolana” que nos vendían en la UCV?

No puedo negarte que perder espacios para compartir y apreciar el arte es triste. Pero el Estado recuperó ese espacio, porque al fin de cuentas el edifico no era de los Otero Ramia, la estructura es patrimonio de la Nación. Ya fui a la sede de la Universidad Experimental de las Artes. Es un espacio para preparar a jóvenes sin recursos, jóvenes no tuvieron la fortuna (como tú o como yo) de ingresar en una universidad.

Además el Ateneo no era como antes. No le hacían mantenimiento a nada y cobraban por todo.
Te aprecio mucho Liliana, pero no puedes negar que el arte y la cultura que manaba de ese recinto era sumamente costosa. Dime, quien podía tener acceso a ella? el Ateneo era un negocio que siempre dejo por fuera a las mayorías.
Y por último, que quede claro que no soy chavista, sigo siendo de izquierda pero no iluso. Todos los gobiernos tienen sus defectos y este no es la excepción.

Mis cariños y un fuerte abrazo, RAUL ROLLA